4 tips para elegir un refrigerador

 Cuando se trata de frigoríficos, la selección es muy amplia, y a menudo compramos sin considerar si es realmente lo que necesitamos. Antes de comprar un frigorífico, tenga en cuenta estas cinco sugerencias.


1. Tamaño de acuerdo a sus necesidades

El tamaño del frigorífico que necesitamos viene determinado en gran medida por el número de personas que componen nuestro hogar.Un frigorífico demasiado grande para dos personas se convertirá en un gasto innecesario porque será difícil llenarlo y es probable que almacene alimentos que dejemos para más tarde, que pueden durar días y convertirse en un reservorio de bacterias; en cambio, un frigorífico demasiado pequeño para una familia numerosa apenas cubrirá sus necesidades.

2. ¿Cuál será su ubicación?

Lo primero y más importante es pensar en el lugar donde se instalará. Lo mejor es colocarlo lo más cerca posible de las fuentes de agua, como los fregaderos. Es fundamental recordar que nunca debe colocarse cerca de un horno microondas u otra fuente de calor, aunque haya una pared divisoria entre ambos.

Ten en cuenta que debe haber espacio suficiente para abrir fácilmente las puertas.

3. ¿Ahorra energía?

En general, creemos que cuanto mayor es el equipo, más energía consume. Sin embargo, esto no siempre es así. Lo mejor es mirar la etiqueta de eficiencia energética; si pone A, el aparato es eficiente energéticamente y puede ayudarte a ahorrar hasta un 40% en tus facturas de energía.

Otro dato importante a tener en cuenta es que los frigoríficos con el congelador en la parte superior consumen entre un 10% y un 15% menos de energía.

4. La escarcha

Los frigoríficos "No Frost" son aquellos que no producen escarcha. Se convierten en un excelente aliado de la limpieza porque no necesitan ser descongelados, ahorrando tiempo en la limpieza.


¿Reparar o comprar un nuevo refrigerador?

Cuando un electrodoméstico, como una lavadora o un frigorífico, se estropea, a menudo nos planteamos comprar uno nuevo porque creemos que repararlo nos costará más de lo que estimamos que vale el aparato en ese momento, después de haberlo utilizado durante unos años. Lo mejor es reparar el frigorífico a no ser que sea demasiado viejo y consuma demasiada electricidad.

Así que, antes de tomar una decisión, revise las razones más comunes por las que no funciona. Puede deberse a problemas muy sencillos y fáciles de resolver, como que no esté bien conectado o encendido, o que no se haya limpiado correctamente.
El cable podría estar defectuoso, el fusible podría estar fundido o el aparato podría estar recibiendo un voltaje insuficiente.
Aquí encontrará las soluciones más comunes a estos problemas del frigorífico. Si no puede averiguar cuál es la causa del problema, lo mejor que puede hacer es llamar a un experto como lo son en refrigeracionner.com, quienes le brindarán un presupuesto gratis el mismo día que los llame, así podrá tomar una decisión más informada y decidir cuál es la mejor alternativa respecto al electrodoméstico.